Nada impide que la armonía con el Universo que supone respirar la reflejemos en nuestra forma de pensar y sentir. Hacerlo no implica esfuerzo alguno, solamente requiere experimentar lo que somos y no tratar de que todo se acomode a lo que erróneamente creemos ser.