Diciembre 2017
Estamos en diciembre, mes en el que celebraremos las segundas Jornadas de la Aventura de Comprender, en esta ocasión con la ética y la creatividad como referencias.
La ética supone ser conscientes de las razones que explican y justifican nuestros actos y nuestra actividad, por ello no debemos ignorar que, en una situación planetaria como la que vivimos, la coherencia con las posibilidades de la Tierra debe configurar el marco ético de nuestra cultura.
Ya no es posible mezclar suposiciones y datos para llegar a conclusiones deseables; tampoco atender al fundamentalismo que se advierte en ciertos grupos que se interesan por el medioambiente o a la huida hacia mundos ideales de aquellos que viven con tensión la situación actual.
Pero, simultáneamente, encontramos a científicos como la glacióloga Helen Fricker quien dice que ha llegado el momento de ser veraces sin edulcorar la realidad ante el riesgo que supone el rápido deshielo de grandes zonas antárticas.
Esto es sólo un ejemplo porque en distintos campos de investigación encontramos informes que no dejan lugar a dudas sobre el estado al que nuestra actividad ha llevado al Planeta.
No tiene sentido no atender a la información que cualquiera tiene a su disposición; no tiene sentido actuar conforme a una realidad supuesta que la realidad no ratifica.
Tiene sentido actuar con la misma creatividad que ha mostrado la vida de este mundo que se ha adaptado y evolucionado permanentemente en sus miles de millones de años de existencia.